LA ARAUCANÍA

Detalles:
Subtítulo: Patrimonio Arquitectónico Rural
Editorial: Universidad Autónoma de Chile
Año: Noviembre 2016
Autor: Paz Serra + Cristián Rodríguez + Gonzalo Bardehle + Adriana García (fotografía)
Tema: Patrimonio, patrimonio arquitectónico, arquitectura del sur de Chile, arquitectura rural
ISBN: 978-956-368-099-7
Formato: 31.50 x 28.50 (ancho x alto)
Páginas: 337 (color)
Peso: 3.50 Kg
Idioma: Castellano
  • Precio: $89.00
  • Cantidad:

Reseña:

COSTO | Indicado en dólares americanos, no incluye envío. El envío se calcula según destino, antes de finalizar la compra.

PRÓLOGO | No existe un medio más libre y exploratorio que la academia, por ello, este proyecto de búsqueda histórica, registro patrimonial y reflexión acontece al alero de este espacio universitario. Esta bella Araucanía necesita ahondar en su historia singular, multicultural y mestiza.

La Facultad de Arquitectura y Construcción de la Universidad Autónoma de Chile nació hace 25 años como la primera Escuela de Arquitectura al sur de Concepción, con la esperanza de formar arquitectos sensibles al aprendizaje y enseñanza de nuestro oficio, pero particularmente explorar la identidad de una de las regiones más diversas de nuestro país.

El patrimonio arquitectónico y artístico construido ha sido uno de ellos, decenas de alumnos y docentes se han aventurado a investigar y levantar el patrimonio urbano en Villarrica, Traiguén, Purén, la localidad de Capitán Pastene, entre otras ciudades. A lo que se suman registros de cementerios, molinos, estaciones, barrios tradicionales de Temuco, la reinterpretación del habitar recogiendo la cosmovisión mapuche. En fin, las partes aun desagregadas pero con categóricos denominadores comunes de la multiculturalidad en La Araucanía. A pesar de este gran avance, estábamos en deuda con el patrimonio arquitectónico rural agrícola, el cual es una parte sustancial de la sociedad en este incomparable territorio.

Las edificaciones registradas en esta publicación, representan parcialmente lo edificado en los campos, pues una buena parte ya no existe, ya sea porque la madera difícilmente puede perdurar más allá de los cien años, o por diversos incendios que las han afectado o la desvalorización del hombre por su propio pasado.

Lo que se ha resguardado corresponde a una fotografía representativa de este momento en esta región, asumiendo que el testimonio informativo es lo único que puede preservarse ya que lo vulnerable de toda obra material es mayor que la memoria y cuidado de la historia.

En estos dos años de investigación se ha buscado dar a conocer una visión global de las distintas expresiones arquitectónicas que se levantaron en esta región, previo a 1950, muchas de ellas fundadas en legítimos sueños de una vida mejor. Otras, en cambio, en la promoción de una vanguardia estilística poco usual en el mundo rural.

Este libro tiene como objetivo principal valorizar el sacrificio y la huella que dejaron generaciones de pequeños, medianos y grandes agricultores en este mundo llamado La Araucanía. No son historias comunes, ni mucho menos se parecen a los prejuicios instalados en el mundo político actual.

Quiero dejar hasta aquí este prólogo como decana y quisiera, con el permiso de ustedes, expresarme como un miembro más del equipo de investigación narrando nuestro aprendizaje, el cual finalmente resulta ser nada menos que el temple que permite parir este auténtico libro.

Comienzo estas nuevas palabras grupales, diciendo que este proyecto se gestó como una búsqueda en una dirección, sin embargo a mitad de camino el trazado se desdibujó. Fuimos por pan y volvimos con pan. Ninguna de nuestras hipótesis, generalmente fundadas en los juicios actuales de la opinión pública, de la “historia oficial”, de la prensa y los gobiernos, resultó semejante a lo descubierto.

Tiramos una hebra sin saber que saldría y  nos encontramos con una historia poco conocida, y mucho menos valorada. Esta región es distinta a todas las demás de Chile. Me imagino que varios chilenos pensarán que su región es única, y seguro tienen razón, pero no hay otra que se sume a los límites del país con dos siglos de desfase. El hecho de anexarse al territorio nacional con sentido logístico y estratégico, a una velocidad atípica, significa múltiples efectos que resentimos al día de hoy. La arquitectura rural está marcada por personas inocentes que llegaron prácticamente engañadas a esta región a “hacer patria” donde ningún otro patriota quería venir. Pocos valientes querían aventurarse en un territorio agreste, con atmósfera militar e inevitable cuatrerismo.

Uno de los juicios más importantes que desarticulamos fue el insano empate entre dos grupos: nativos y extranjeros. Abrir la puerta estatal de un nuevo territorio nacional se tradujo en múltiples grupos societarios, una complejidad sociológica muy superior al recuerdo abreviado instalado hoy. En menos de un año comenzaron las inmigraciones de funcionarios estatales: los funcionarios del ferrocarril, los colonos, los profesionales, los obreros, los capuchinos, los empresarios arribados por subasta pública, los comerciantes y los profesores. En definitiva, un diverso contingente humano que se agrega al pueblo originario –mapuche, pehuenche, lafkenche-, y juntos, cimientan la sociedad de este heterogéneo nuevo territorio chileno.

Así mismo, la arquitectura como fiel reflejo de la filosofía imperante, resultó ser un ejemplo de eclecticismo y mestizaje donde todo estilo constructivo y cultural era posible. Un verdadero muestrario de arraigos culturales y reinterpretaciones era expresado en madera, adobillos y latones de casas, galpones, lecherías y bodegas. La información recopilada para este libro es tan dispersa como interesante, y obligó a debatir sobre la forma de ordenarla. Tras varios claustros de reflexión el equipo llegó a organizar el material en cuatro capítulos.

VALLE de la Provincia de Cautín, marcado por ferrocarriles y la fundación de la capital provincial y regional de Temuco,  y consecuentemente todas las operaciones que de estos dos hitos se deducen.

COSTA, marcada por el trasporte a través de ríos y canales, y el trauma constante de inundaciones y maremotos

TRIGO en Malleco, conocida también como el “granero de Chile”, marcada por la cosecha y la influencia de hacendados de la zona central

CORDILLERA, un verdadero territorio “extramuros” de toda civilización, marcado por la dureza de los inviernos o más bien por el valor de las veranadas, único tiempo de trabajo y supervivencia en una zona sin caminos, sin tren y sin sol, no obstante con un notable sentido de compañerismo y humanismo que se traduce en un alto grado de mestizaje y unión indisoluble de sus habitantes hasta hoy. 

El recorrido tierra adentro en los campos, más las numerosas conversaciones y entrevistas realizadas para fundamentar esta publicación, mostraron una realidad histórica que nos confundió respecto de nuestros propósitos iniciales, meramente arquitectónicos. Confirmamos que arquitectura y ordenamiento territorial son una consecuencia de hechos históricos visceralmente entrelazados entre sistemas humanos y obras materiales. En las páginas de este libro hemos querido complementar el análisis arquitectónico con historias e impresiones de remotos habitantes de La Araucanía, resultante de la investigación científica, el trabajo de campo, la tradición oral y la suspicacia de nuestra inspiración. Los invito a disfrutar de este viaje provinciano con bellas fotografías de la artista Adriana García Picasso y consensuados relatos de los docentes Cristian Rodríguez Domínguez, Gonzalo Bardehle Rey y la decana que suscribe. Buen Viaje. | Paz Serra Freire, Decana | Facultad de Arquitectura y Construcción | Universidad Autónoma de Chile, Sede Temuco.

CONTENIDOS | Presentación | Prefacio | Prólogo | Zona Valle | Zona Costa | Zona Trigo | Zona Cordillera | Referencias Bibliográficas | Agradecimientos | Equipo de Trabajo 

Editado por | Universidad Autónoma de Chile